Estás en > El huevo de chocolate > Acertijos para niños aburridos > Acertijos clásicos > Edipo y la Esfinge

ACERTIJOS CLÁSICOS

EDIPO Y LA ESFINGE

Edipo y la Esfinge.

Cuenta la leyenda que el camino hacia la ciudad de Tebas era custodiado por la «Esfinge», un ser mitológico con cabeza de mujer y cuerpo de león alado, que planteaba un enigma a todos los viajeros que por allí pasaban. El que no sabía contestar moría arrojado a un precipicio.
Un día pasó por el camino Edipo y la Esfinge le preguntó:

¿Qué ser es el que anda
de mañana a cuatro pies,
a mediodía con dos
y por la noche con tres?



Edipo respondió correctamente y la Esfinge, humillada, se quitó la vida.


Ingres (1780-1867), dibujó en su obra toda una simbología sobre el enigma de la Esfinge.
Los números, dos, tres y cuatro, enunciados en el enigma aparecen escritos de manera jeroglífica en la geometría del cuerpo de Edipo, que se apoya en sus dos (2) piernas y, al mismo tiempo, en un par de jabalinas (4). Hay dos triángulos (3) equiláteros, uno mayor, cuya base es el muslo izquierdo horizontal y su vértice la nuca y otro pequeño formado por los contornos del brazo, el pecho y el muslo. Hay un cuatro (4) insinuado en la mitad inferior del cuerpo de Edipo, en el gran rectángulo formado por el muslo y las piernas.
El pie de un cadáver que se aprecia abajo a la izquierda es una pista de que el pie a que se refiere el acertijo es un pie humano.
Los brazos de Edipo son elocuentes. La mano izquierda parece decir: «ese que tú dices», «soy yo», responde la derecha, señalándose a sí mismo.

Edipo y la Esfinge.

«Edipo y la Esfinge» de Jean-Auguste Dominique Ingres, obra fechada en 1808. Museo del Louvre (París)

EDIPO Y EL ENIGMA

Jorge Luis Borges

Cuadrúpedo en la aurora, alto en el día
y con tres pies errando por en vano
ámbito de la tarde, así veía
la eterna esfinge a su inconstante hermano,

el hombre, y con la tarde un hombre vino
que descifró aterrado en el espejo
de la monstruosa imagen, el reflejo
de su declinación y su destino.

Somos Edipo y de un eterno modo
la larga y triple bestia somos, todo
lo que seremos y lo que hemos sido.

Nos aniquilaría ver la ingente
forma de nuestro ser; piadosamente
Dios nos depara sucesión y olvido.

© El huevo de chocolate


| Más acertijos clásicos | Más acertijos | Volver a la página principal |
El huevo de chocolate